viernes, 1 de febrero de 2013

Shibari

Es el arte Japones de la atadura. Se usa en una connotación erotica.
Este arte consiste en atar a una persona pero no tiene porque ser de forma restrictiva por fuerza.



El arte del shibari no implica forzosamente la inmovilización y tiene también otros aspectos, como la calidad estética del conjunto cuerda-atamiento-sumisa, el plano triangular formado por el maestro, la persona atada y el espectador (muy importante en la tradición japonesa) y tiene, además, muy en cuenta el efecto energético –negativo o positivo- sobre ciertos puntos del cuerpo de la persona.



Inventada como una técnica de sutil y muy codificada forma de tortura y apresamiento de prisioneros, que solo podía ser ejecutada y enseñada por un guerrero samurai,[cita requerida] el shibari se construía por etapas, con una considerable atención a los tiempos: primero se inmovilizaba el tronco, luego nalgas y vientre, y finalmente se inmovilizaba el cuerpo en su conjunto.



En el siglo XV Japón estaba inmerso en una era de dictadura y guerras conocido como periodo Tokugawa, denominado así por el gobernador Tokugawa Ieyasu(1542-1616). Ya antes de ese periodo existían diversas formas, fuertemente ritualizadas, para atrapar e inmovilizar por medio de cuerdas a un samurái enemigo en el mismo campo de batalla. Posteriormente, un código punitivo de 1542 regulaba el uso de cuerdas en la tortura y apresamiento de enemigos y criminales. Existían cuatro formas básicas, que incluían la humillación y la incomodidad (hasta la tortura) para los prisioneros. Estas penas desaparecieron con el reino Tokugawa. En el período Edo (1600-1878) se desarrolló un arte marcial, llamado hobaku-jutsu, cuyo objetivo era atrapar y mantener retenidos a enemigos o criminales por medio de cuerdas. Se desarrollaron técnicas muy precisas para lograr este fin (a veces cada comunidad rural y cada familia de samuráis tenía las suyas), de modo que al exponer en la plaza pública al prisionero maniatado o colgado, la gente podía, observando la forma de las ligaduras y el tipo de cuerda, deducir la clase social del reo, el crimen que se le imputaba y a veces, también, su edad y profesión.



Las reglas para este arte eran las siguiente:

.El prisionero no debía sufrir daños permanentes.
.El prisionero no debía poder escapar.
.Nadie que no fuera de la casta samurái, debía presenciar su técnica.

Hoy en dia este arte se usa sobre todo en connotaciones sexuales y durante la practica del mismo la persona atada puede llegar a sentir un gran placer debido a que las cuerdas se colocan de forma estrategica sobre puntos erogenos.
Eso y las distintas sensaciones que siente dicha persona llega hacer de esta tecnica toda una forma de disfrutar.



Ya sabeis si teneis curiosidad probar....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada